Loading...

Love Natural
Boda en Machoenia

Un día gris y lluvioso envuelto bajo el cálido abrazo de todos sus invitados. Así es como celebraron su boda Cristina y Miguel, norteños expatriados en Londres, enamorados de los encantadores paisajes del suroeste francés
Cristina + Miguel

Desde el primer momento en que hablamos con ellos hubo un flechazo, ¡estas cosas se notan! Y es que cuando nos contaron con total naturalidad cómo estaban planificando su boda, sentimos rápidamente que encajábamos a la perfección. Ambos se habían criado en el norte, pero vivían ahora en Londres. ¡Cuánto mérito organizar una boda tan llena de detalles como la suya y a tanta distancia! Porque tenían claro que querían casarse en el suroeste de Francia, una región que les encanta y a la que siempre que pueden se escapan para desconectar.

El día antes de su boda les encontramos en Machoenia, ultimando los detalles de lo que sería una fiesta de lo más especial. Nos pudimos escapar unos instantes con ellos, para compartir unos momentos delante y detrás de las cámaras antes de su gran día. Más que nerviosos, podíamos palpar su emoción, las ganas de reunir a toda la familia y amigos en una celebración que llevaban tanto tiempo planeando y que tanta ilusión les hacía. Aún y ser conscientes de que probablemente llovería, el entorno no podía ser más bucólico: los caballos galopaban por las praderas de Machoenia, y había un sinfín de pájaros revoloteando las alas y cantando en las copas de los árboles del jardín.

Todo estaba preparado para cualquier imprevisto metereológico. La prueba está en que el día de la boda, después de la ceremonia, Cristina nos sorprendió luciendo unas estilosas botas de agua para pasearse por los alrededores de la casa con Miguel bajo un paraguas transparente, en un romántico y lluvioso atardecer.

El día de su boda, ambos estaban radiantes. Recibían cumplidos de los familiares y amigos más cercanos que les acompañaban durante los preparativos, en estancias separadas bajo un mismo techo en Machoenia, de modo que podíamos compartir todos juntos esos momentos tan llenos de emoción antes de dar el sí quiero. El novio se dirigió hacia la iglesia para recibir a todos los invitados. Un espectacular coche clásico vino para recoger a la novia, y con ella fuimos también hacia la bonita iglesia de San Vicente de Urrugne.

Después de una ceremonia católica muy especial, en la cual intervino un coro para los momentos más sentidos, todos los invitados salieron al exterior para recibir a los novios con una lluvia de arroz. ¡Fue un auténtico estallido de emociones! Abrazos, felicitaciones... Momentos de alegría que, una vez trasladados a Machoenia de nuevo, se dilataron hasta el anochecer.

El aperitivo se sirvió en el porche, dónde una banda amenizaba la velada con música en directo. A la hora de cenar, todos los invitados se dirigieron hacia el comedor, vestido discreta y exquisitamente con ornamentaciones orgánicas que caían en cascada del techo, y centros florales de lo más delicado. Hubo brindis para los recién casados, discursos llenos de emoción, regalos y sorpresas de lo más divertido hasta que, en un suspiro, se inauguró la barra libre con el primer baile de los novios. La fiesta estalló en la sala con hits y temazos que todos bailamos desenfrenadamente. ¿Un must? Reponer fuerzas con los crêpes y dulces de la roulotte vintage que apareció por sorpresa delante del comedor.



CONTACTA CON NOSOTROS

Como habrás visto, tenemos una manera muy natural de trabajar. No creemos en posados ni settings artificiales. Simplemente nos gusta estar allí, compartir ese momento juntos y dejar que seáis como sois realmente, sin artificios.



Si compartís nuestra pasión por los pequeños detalles, las emociones más fuertes y el amor más profundo, por favor, escribidnos. ¡Nos morimos de ganas de conoceros!



WhatsApp: +34 684 393 929

Email: forever@mariemarryme.com